Inicio SERVICIOS GENERALES SOCIEDAD SOCIEDAD – TESTIMONIO DE UN EX-BARRA BRAVA

SOCIEDAD – TESTIMONIO DE UN EX-BARRA BRAVA

201
0
Compartir

TESTIMONIO DE UN EX-BARRA BRAVA: SOLO EL PODER DE DIOS ME RESCATÓ


Salía a las calles y cuando miraba a alguien, empezaba a odiarlo aún sin conocerlo, es por eso que asaltaba, y hería sin remordimiento. Con los jóvenes del bando rival nos enfrentábamos todo el tiempo, pero con mis propios compañeros de la barra también nos peleábamos, existía enemistad.

Yo siempre andaba armado, con cuchillo, sable y también con un revólver que me conseguí. Era un muchacho que estaba hundido en el vandalismo y pandillaje, a muchas personas herí físicamente, había acuchillado y tirado piedras a mucha gente, también llegué a disparar perdigones.

Cierto día, fui hasta la zona del equipo contrario y los enfrenté, nos comenzamos a pelear y ellos trajeron a toda su banda. Herido en el piso, con varios cortes y sangrando, el jefe de esta pandilla “El Yaco” cogió una roca para reventármela en la cabeza y terminar con mi vida, pero de pronto apareció una señora gritando fuertemente: “No lo hagas por favor, esto lo vas a recordar toda tu vida, además quién eres tú, no eres nadie para quitarle la vida a alguien” él miró a esta señora, soltó la roca y me dijo: Te salvaste Chinito. Ya en el piso, oía decir a esta señora, que le pedía a Dios me ayude y me dé una última oportunidad.

Logré llegar a casa, mi hermana me abrió la puerta, estaba todo ensangrentado y ella curó mis heridas mientras me decía, que debía cambiar esa vida, no podía seguir en las pandillas, debía confiarle mi vida a Dios, porque esté donde esté Él siempre me iba a escuchar, yo le respondí que Él no me escucha y mi vida no valía nada, pues yo también estaba muy cansado de todo lo que hacía.

En aquel momento vi la muerte tan cerca y creía que nadie me iba a salvar, ni librar. Yo había oído el evangelio, mi familia se había convertido al cristianismo, en ese instante experimenté algo terrorífico, no podía mover mi cuerpo, y sentía una presencia horrible que ya antes había tenido, quería hablar y no podía pronunciar palabra alguna, fue entonces, cuando empecé a ver mi vida pasar por mi mente, veía miles de imágenes que transcurrían y podía notar todo lo que había hecho y es, en ese preciso instante, en el que comienzo a orar de corazón, pidiéndole al Señor Jesucristo que me perdonara, sinceramente me arrepentí y le dije: “Señor no puedo hablar, quiero decírtelo pero tú sabes lo que hay en mi corazón, perdóname quiero ser otra persona”.

El cuerpo me sacudía y sentía como los demonios iban saliendo de mi ser, hasta que en un momento caigo al suelo totalmente inconsciente, al despertar sentía que estaba libre, Dios me había escuchado, y me libertó por completo. Desde aquel día mi vida cambió para servirle a Dios con todo el corazón.

Una tarde se me acerca un hombre y me dice: ¿Tú eres el chino, no? Volteé para ver quién me hablaba y era el joven líder de la pandilla a quien siempre me le enfrentaba, era “El Yaco”, me dijo que tenía tiempo buscándome, pues tenía algo muy importante por decirme, es en ese momento cuando Él saca una biblia y me dice: ¡Cristo te ama!

Él también se había convertido y Dios había hecho una obra muy especial en su vida, me pidió perdón y yo también lo hice por todo el daño que nos habíamos hecho cuando estábamos en las barras bravas.